miércoles, 28 de octubre de 2015

El que esté libre de pecado, que arroje la primera piedra

En su epístola a los romanos, el apóstol Pablo dijo que quienes juzgan a los demás “no [tienen] excusa”; y explicó que en el momento en que juzgamos a otro nos condenamos a nosotros mismos, puesto que nadie está sin pecado. El negarnos a perdonar es un grave pecado, uno del cual el Salvador nos advirtió. Los propios discípulos de Jesús “buscaron motivo el uno contra el otro, y no se perdonaron unos a otros en su corazón; y por esta maldad fueron afligidos y disciplinados con severidad”
.
Los misericordiosos obtienen misericordia - Cuando tenemos el corazón lleno del amor de Dios, nos volvemos "benignos los unos con los otros, misericordiosos, [perdonándonos] los unos a los otros". 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares