lunes, 11 de abril de 2016

Historia de un hombre extraordinario


* Nació en San Francisco California el  8 de junio de 1947.
* Sirvió una misión de tiempo completo al norte de Argentina 1966-1968.
* Se casó con Christine Ann Swensen en el Templo de Salt Lake City.  El 20 de Junio de 1969.
* Presidente de la Misión México Mérida de 1981-1984.
* Consejero en la Presidencia de Estaca 1984-1988.
* Presidente de la misma Estaca 1988-1992.
* Presidente de Área México Norte.
* Miembro del 1er. Quorum de 70's el 1 de octubre de 1994.

* Presidente de misión de Estaca, Representante regional, Maestro de la primaria, etc.

Ésta es parte de su historia contada por él mismo en un mensaje en la Conferencia General de Abril de 1995


El domingo 28 de septiembre del 1997 mientras se desempeñaba como presidente del Área México Norte, viajó a su rancho en Parleys Canyon cerca de Salt Lake City para estar listo para la Conferencia General de Octubre, es ahí donde sufre un accidente mientras montaba su motocicleta en un camino rural aproximadamente a las 5 p.m. cuando perdió el control y se estrello contra un terraplén.

Fue nombrado Autoridad General Emérita el 2 de octubre de 1999 tras permanecer confinado a una silla de ruedas con una lesión que le dejo paralizado de su cuello hacia abajo.

Murió el 31 de diciembre de 2003 en Salt Lake City. 
En su servicio fúnebre hablaron varios hermanos, aquí un extracto:

El presidente Hinckley dijo que nadie puede entender por qué sufrió el accidente.
"Sabemos que sucedió. Fue una cosa dolorosa, terrible. Ahora, realmente, cuando todo está dicho y hecho, algo maravilloso ha sucedido. Él ha dejado esa silla de ruedas y todos los impedimentos físicos que padeció y pasado a una nueva vida de libertad y la luz y la alegría, con una sonrisa en su rostro, y alegría en su corazón, siguiendo hacia delante para prepararse para felices reuniones, que sin duda seguirán ".

El presidente Thomas S. Monson, Primer Consejero de la Primera Presidencia, dijo: "Drew, como le llamábamos Tenía una gran sonrisa Creo que todavía está sonriendo Podía sonreír a través de las lágrimas y la adversidad". 

También dijo que "Como Presidente de la Misión, el Élder Peterson a través de su trabajo misionero sentó las bases para la construcción de un templo en la península de Yucatán. Algunos de sus conversos puede ir a ese mismo templo sin viajar hasta la Ciudad de México" y agregó: "No había ninguna grieta en su armadura; no había engaño en su alma. Su gran deseo en la vida, ser por siempre un misionero. Fue un misionero de primera, fue un misionero en el pasado, fue un misionero siempre. El mundo era demasiado pequeño, demasiado pequeño para contener el espíritu de ésta misión eterna"

El presidente James E. Faust, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, comentó: "Creo que todos nos preguntamos ¿Por qué Elder Peterson, un hombre tan bueno y justo, tuvo un accidente de tanta aflicción para él?, así como todo el sufrimiento que le siguió... . Entonces tenemos la interrogante en nuestro corazón: ¿Por qué los buenos sufren igual que los malvados?".

Citando al Dr. Arthur Wentworth Hewitt, el Presidente Faust dijo: "Si en esta vida recibiéramos estrictamente lo que nos corresponde, todas las personas buenas siempre serían felices y todos los malos padecerían (en vez de ser muchas veces al revés), eso sería la destrucción más sutil e imaginable de nuestro carácter. 
Los hombres harían el bien no por el amor a Dios sino por la alegría que se podría lograr, hasta que ni siquiera se podrían conocer sus verdaderos motivos."

El presidente Faust añadió: "A pesar de los altibajos de la felicidad y tristezas de ésta vida, ¿hacia dónde tenemos que ir?. Sin tener todas las respuestas, como Drew y Christine (su esposa), vamos hacia adelante con fe en el Salvador y aceptamos el plan eterno de felicidad con el Padre ".

El Élder Scott recordó que al Elder Peterson en el campo misional en su juventud mientras él era su Presidente de Misión, como un misionero entusiasta y maravilloso: "Sin embargo, aún así enfrentó desafíos. Recuerdo una ocasión en que llegó a mí en silencio y preguntó ¿Por qué se sellan los cielos?  Él sintió que sus oraciones no estaban siendo escuchadas en los cielos. No sabía cómo responder, pero tuve la impresión de decirle que el Señor quería que él se elevara a un nivel más alto, que debía confiar en Dios, y las respuestas a sus oraciones vendrían".

Durante el servicio funebre, los hijos de los Peterson - Joshua, Ashley, Megan, Daniel, Jennifer, Natalie, Annie y Andrew - cantaron el himno "Como os he amado."


Les dejo esto para que escuchen esas voces angelicales de sus hijos cuando ellos eran parte de la Misión México Mérida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares