martes, 29 de agosto de 2017

Harvey dejó Templo inundado, capillas dañadas, misioneros a salvo.

El pasado fin de semana y aún el lunes fueron desplazados cientos de mormones a causa de las torrenciales lluvias que trajo consigo el huracán Harvey a su paso por Houston Texas. El Templo de Houston se encuentra inundado parcialmente, varias capillas han sido dañadas, por lo tanto los servicios dominicales fueron cancelados.
Los líderes generales de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City y los líderes locales en Texas activaron el plan de ayuda humanitariaLas casacas y/o playeras de manos que ayudan han hecho su aparición.
 
lds mormon temploEl templo se encuentra en la intersección de Cypresswood Drive y Champions Forest Drive. Cypress Creek ha inundado Cypresswood Drive, alcanzando el segundo piso de algunas casas.
"Es un verdadero río pasando por el Templo SUD," dijo Michael Boyd, un miembro de la iglesia en Spring, Texas, donde se encuentra el templo. "El templo parece una isla ahora."
Presidente Hayes (presidente de Templo) dijo "El arroyo se convirtió en un río y la corriente es tan fuerte que ha sido peligroso, incluso tratar de acercarse al templo". “El agua ha subido de cuatro o cinco pulgadas por arriba del borde inferior del templo por lo tanto se ha inundado el baptisterio, una sala de espera de sellamientos, los vestidores, la cocina y la lavandería. "No hemos podido entrar al interior del templo por lo que realmente no sabemos la magnitud de los daños.”
templo lds inundado

templo lds sud inundado

El templo se cerró el sábado después de la sesión de las 11 am. el agua también entró al edificio contiguo.
El presidente de Estaca Houston, Texas Norte David Bertoch en un mensaje a sus nueve unidades dijo: "El Elder Daniel Jones, de los Setenta y el Presidente Marshall Hayes del templo de Houston, Texas, nos han pedido elevar nuestras plegarias a nuestro Padre Celestial suplicando detener los elementos de esta tormenta catastrófica a fin de que los residentes de esta gran área pudieran evitar las pérdidas y la devastación que está sobre tantas personas, sé que este tipo de oraciones serán escuchadas y respondidas. Ejercitemos nuestra fe a favor de nuestros hermanos y hermanas afligidos, hijos de nuestro Padre Celestial".
El Presidente de la  Estaca Klein de Texas Robert Ellis se ha reunido en una casa con otros líderes de la estaca y está enviando ayuda donde más se necesita, dijo Boyd, secretario ejecutivo de estaca. Al menos un centro de reuniones ha sido abierto para dar albergue a personas que han perdido su vivienda.
El portavoz de la Iglesia Eric Hawkins dijo: "Los líderes locales de la Iglesia están trabajando para identificar las necesidades de sus congregaciones y comunidades, más centros de reuniones pueden convertirse en refugios o ser empleados para la etapa de socorro y limpieza de suministros". 
"Se tomaron precauciones importantes antes de la llegada del huracán Harvey para mantener a los misioneros seguros. Cada compañerismo reunió suficiente comida y agua en su vivienda para varios días. Algunos misioneros fueron removidos de las zonas donde existía el mayor potencial de inundación."
Los presidentes de misión de las tres misiones con sede en Houston pidieron a sus misioneros enviar un correo electrónico a sus familias durante el fin de semana y mantenerlos informados a lo largo del fin de semana. Así mismo los misioneros en las áreas inundadas están en contacto con sus presidentes de misión. Una vez que la tormenta y las inundaciones se calmen, los misioneros se unirán a los esfuerzos de limpieza locales.
Algunos miembros han abierto sus hogares a los miembros que han tenido que evacuar sus casas. La cabecera de la iglesia envió agua embotellada y kits de higiene y limpieza  para complementar los suministros en el almacén del obispo más cercano de Houston. 





"Estamos orando por la gente de Texas, y los invitamos a unirse a nosotros con sus oraciones" dijo Hawkins.
Cualquier persona que desee prestar apoyo a los esfuerzos para ayudar a las personas en Texas se les anima a hacer una donación al fondo humanitario de la Iglesia, o en sus respectivas unidades.

Fuente: Deseret News

viernes, 18 de agosto de 2017

¿Invita al Espíritu la música que escucho?

En el último mes la canción "Despacito" ha roto récords en las plataformas digitales, convirtiéndose en una de las canciones con mayor número de reproducciones en YouTube (hasta el momento que escribimos este artículo 3,264,879,983 de reproducciones), con ello es imposible que alguno de nosotros hayamos dejado de escuchar en el metro, la calle, y hasta en los bailes SUD la pegajosa canción de Luis Fonsi y Daddy Yankee.

El ritmo latino, la letra sencilla y el estribillo pegadizo a dos voces no es el verdadero problema, ya que "Despacito" solo es el ejemplo perfecto para llegar a la reflexión que nos orilla a esta entrada:

  ¿Qué escuchamos?


Como miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días intentamos mantener las normas SUD (o hacemos nuestro mejor esfuerzo), y aunque por el camino se nos atraviesen "Despacito" o de manera estrepitosa modas musicales o canciones como el ejemplo que aquí señalamos hay muchos que caen en mantener como normal o sin problema la reproducción e interpretación de las mismas en eventos comunes como en Noches de Talentos, FSY y en los bailes de apertura o graduación de Instituto.


Pero, ¿Qué tiene de malo escuchar este tipo de música?, en el manual "Fortaleza para la juventud" en el apartado "La Música y el Baile", se nos invita a que nos mantengamos alerta y prestemos cuidado en lo que escuchamos, ya que la música es una de las tantas maneras de influencia a la mente, al espíritu y al comportamiento. Por ello la Iglesia explica en el manual: "Elige con cuidado la música que escuches; presta atención a lo que sientas cuando la estés escuchando. Cierta música tiene mensajes malos y destructivos. No escuches música que fomente la inmoralidad o ensalce la violencia, ya sea por medio de su letra, su ritmo o intensidad. No escuches música que utilice lenguaje grosero u ofensivo ni que promueva prácticas perversas. Esa clase de música puede entorpecer tu sensibilidad espiritual".

Sin duda nuestros sentidos experimentan muchas sensaciones con la música y el baile, pero al mantener las Normas SUD podremos experimentar una manera diferente de diversión sin caer en el bochornoso momento de vernos señalados por querer seguir "Despacito" un ritmo o una moda que pasará muy rápido.

No queremos que te alarmes y tires a la basura tu radio o te encierres en tu cuarto a escuchar solo himnos, esta es una invitación a que medites con la pregunta: ¿Invita al Espíritu la música que escucho?
Déjanos saber tu opinión rápidamente o también "Despacito", queremos saber que opinas.

jueves, 17 de agosto de 2017

"La música y el baile" Manual Para la Fortaleza de la Juventud


Alaba al Señor con cantos, con música, con baile.

La música puede enriquecer tu vida. Te puede edificar e inspirar, y ayudarte a acercarte a tu Padre Celestial. La música tiene una profunda influencia en tu mente, tu espíritu y tu comportamiento.
Elige con cuidado la música que escuches; presta atención a lo que sientas cuando la estés escuchando. Cierta música tiene mensajes malos y destructivos. No escuches música que fomente la inmoralidad o ensalce la violencia, ya sea por medio de su letra, su ritmo o intensidad. No escuches música que utilice lenguaje grosero u ofensivo ni que promueva prácticas perversas. Esa clase de música puede entorpecer tu sensibilidad espiritual.
Aprende los himnos y cántalos. Los himnos pueden elevar tu espíritu, llevarte a realizar acciones correctas y ayudarte a resistir las tentaciones del adversario.
Al escuchar música, sé amable con los que te rodeen; mantenla a un volumen razonable y quítate los auriculares cuando otras personas se dirijan a ti o deseen que seas parte de sus actividades. Recuerda que el Espíritu habla con una voz suave y apacible. Si escuchas música constantemente, tal vez no tengas el momento de tranquilidad necesario para pensar, sentir y recibir guía espiritual.
El baile puede ser divertido y proporcionar una oportunidad para conocer a otras personas; sin embargo, también se puede utilizar de manera inapropiada. Al bailar, evita que tu cuerpo haga pleno contacto con el de tu pareja de baile. Evita posiciones o movimientos que insinúen un comportamiento sexual o violento o que sea inapropiado de alguna otra forma.
Asiste sólo a los bailes en los que la manera de vestir, el arreglo personal, la iluminación, la letra de las canciones, la música y el entretenimiento contribuyan a crear un ambiente sano en el que pueda estar presente el Espíritu.

¿Invita al Espíritu la música que escucho?
https://www.lds.org/manual/for-the-strength-of-youth/music-and-dancing?lang=spa

Entradas recientes