miércoles, 10 de enero de 2018

Exmisionero SUD y esposa presos en Venuezuela, Senador pide su liberación.


Un mensaje para el Presidente de Venezuela Maduro: Liberen a Joshua Holt

Orrin G. Hatch  4 de enero de 2018, 6:00 AM


Josh y Thamara Holt merecen vivir como ciudadanos libres, no como monedas de cambio en un juego de política global.

En este momento, uno de los nuestros está sufriendo en una celda de prisión en América Latina, aislado de su familia, amigos y muchas de las personas que más ama. Joshua Holt, es un  ciudadano estadounidense honrado, fue arrestado por las autoridades venezolanas en junio de 2016 y encarcelado por cargos falsos. Su salud está fallando rápidamente y necesita desesperádamente nuestra ayuda.

La historia de Josh es la pesadilla de cualquier estadounidense que viaje al exterior.

Josh viajó por primera vez a Venezuela el año pasado para casarse con su prometida, Thamara Caleno Holt, una joven venezolana de quien se enamoró después de meses de constante correspondencia. Apenas unos días después de su matrimonio, los recién casados ​​fueron detenidos por cargos espurios: supuestamente por posesión de armas y espionaje. En clara violación de la Convención de Viena, las autoridades venezolanas no solo negaron la atención médica de Josh sino que también prohibieron el acceso a los funcionarios consulares de los EE. UU. Durante las primeras semanas de su encarcelamiento.

Durante meses, el caso de Josh ha permanecido en los tribunales venezolanos. Y mientras las autoridades venezolanas vacilan, Josh sigue sufriendo en prisión, solo y temeroso en un país extranjero. Su caso fue programado para pasar a juicio en enero, las autoridades gubernamentales no han ofrecido ninguna aclaración sobre cuánto tiempo durará el juicio, o si los funcionarios de EE. UU.  podrán ayudar a Josh en los procedimientos legales. 
El gobierno venezolano también se ha negado a garantizar que Josh reciba la atención médica que tanto necesita, a pesar que su salud continúa deteriorándose. 

La tragedia es que Josh es completamente inocente de los crímenes por los que es acusado. Sé que Josh es un hombre bueno y honorable con un corazón puro. Como ejemplo, Josh sirvió durante dos años como misionero mormón en Washington antes de su matrimonio. Fue en este entorno que aprendió español y desarrolló un profundo amor por la gente, la cultura y las costumbres hispanas. Que en algún momento infligiera daño a alguien, y mucho menos a la buena gente de Venezuela, es impensable. 

Desde el momento del arresto de Josh el año pasado, he hecho todo lo que estaba en mi mano para asegurar su libertad. Solicité la ayuda de los niveles más altos del gobierno, incluido el del Secretario de Estado Rex Tillerson, quien ha alentado a nuestros diplomáticos en el terreno a mantenerse firmes en sus negociaciones con las autoridades venezolanas. Incluso planteé el tema del cautiverio de Josh con el presidente Trump, quien no mucho después, promulgó fuertes sanciones contra Venezuela y pidió al presidente Nicolás Maduro que liberara a Josh. 

Como líder que busca hacer lo que es bueno y justo, el presidente Maduro tiene la oportunidad de cambiar el rumbo de su país con la liberación de Josh y Thamy por motivos humanitarios. Esta acción sería un paso histórico para abrir los canales de comunicación entre nuestros dos países. Con este gesto de buena voluntad, los gobiernos de Venezuela y Estados Unidos podrían avanzar juntos hacia un futuro mejor. 

El camino hacia una mayor paz comienza con pasos simples, e invito al presidente Maduro a dar el primer paso. Hacerlo traería alivio a la familia Holt y marcar el comienzo de una nueva era de relaciones entre Estados Unidos y Venezuela, iniciando una conversación de la cual ambas naciones podrían beneficiarse.

Venezuela y los Estados Unidos tienen diferencias importantes en sus políticas, sin duda. Pero resolver nuestros desacuerdos no debería exigir la vida de un inocente estadounidense y su esposa, que es nativa de Venezuela. Josh y Thamy merecen vivir como ciudadanos libres, no como una moneda de cambio en un juego de política global. 

Como miembro principal y ex presidente del Comité Judicial del Senado, reconozco la importancia de la soberanía estatal y de un proceso judicial justo. Pero creo firmemente en la protección de los derechos humanos y la defensa de los principios de justicia. 

Es por eso que el presidente Maduro debería liberar a Josh y Thamy Holt. Debe honrar la vida humana y reconocer las convenciones internacionales existentes desde hace mucho tiempo.

 Lo llamo para que nos ayude a traer a Josh a casa. 

ORRIN HATCH



Orrin Hatch es senador de Utah y presidente temporal del Senado de los Estados Unidos.

FUENTE: USA TODAY  
https://www.usatoday.com/story/opinion/2018/01/04/message-venezuela-president-maduro-release-joshua-holt-orrin-hatch-column/999507001/

Traducción libre por Antonio Hernández Sánchez

Tienes algún comentario, no dudes en escribirlo en la parte de abajo.

4 comentarios:

  1. Nadie comenta....Hay que enfrentar a Maduro y exigir la liberación de toda la gente inocente que tiene en la cárcel.

    ResponderEliminar
  2. Desafortunadamente 1.-La gente prefiere comentar en facebook 2.-Nos falta mucha unión para luchar contra los malos gobiernos.

    ResponderEliminar
  3. es evidente la politización del caso... no hace mucho observe a un misionero con la bandera de los EEUU creo que esta demas sobrerere identificarse un gringo se nota
    desde lejos...ahora mismo EVO no quiere evangelizadores en
    Bolivia...https://www.google.cl/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=3&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwiQh8yMhtLYAhWLfpAKHZJOB20QFggxMAI&url=http%3A%2F%2Fprotestantedigital.com%2Finternacional%2F43780%2FEvo_Morales_amenaza_con_la_carcel_por_predicar_el_Evangelio&usg=AOvVaw1bn9GjfX9gN4PQy8-HatZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón amigo, desafaortunadamente los presidentes de países como Venezuela o Bolivia en su afán de querer "lo mejor para su pueblo" atacan a todo lo que huela a "gringos" sin estudiar y analizar los verdaderos beneficios.

      Eliminar

Entradas populares